5 Claves para darle magia a tus clientes



Piensa un momento: ¿Cuáles son las relaciones más importantes de tu vida?

¿Tus hijos? ¿Tu familia? ¿Tu pareja? ¿Tus amigos? ¿La relación que tienes contigo mismo?

Pues, sí. Todo eso es correcto, pero ¿dónde dejas a tus clientes?

¿Sabías que la relación que tienes con tus clientes es de las más importantes en tu vida y que pueden decirte mucho sobre ti mismo?

Quédate, continúa leyendo… Te sorprenderá saber cómo darle magia a tus clientes puede convertirse en uno de tus pilares de vida.

¿Cómo darle magia a tus clientes?

No se trata de algo muy complicado. Darle magia a tus clientes sucede naturalmente cuando sientes que las piezas se ordenan solas porque estás en sintonía contigo y tu propósito y eso lo transmites al mundo. Inevitablemente cada cliente que conecte contigo será parte de ello.




  • Empatiza con tus clientes.

Tus clientes no esperan hablar con un robot o una máquina. Ahora que estamos en una situación bastante compleja como la pandemia, reunirte con tus clientes en persona, es menos frecuente. Así que con todas esas limitantes, no dejes que esa “distancia” gobierne la relación con tus clientes. Hazles sentir que estás allí, que los entiendes, escúchalos. Recuerda que acuden a ti porque tienen un problema y tú la solución.

  • Comunícate con emoción.

Darle magia a tus clientes también sucede cuando estás muy atento, cuando cambias desde tu pensamiento hasta tus acciones y tu cliente siente que vive una experiencia trabajando contigo y porque es parte de ese proceso mientras trabajas con él. Por eso, mantener una vibración positiva que inunde la forma en que te comunicas con tu cliente le hará querer seguir trabajando contigo sin duda alguna.


Agrégame en Pinterest 📌



  • Hazle seguimiento a cada cliente.

Como ya te dije arriba, tus clientes no esperan hablar con una máquina. Sí, está bien automatizar procesos para ahorrar tiempo y ser más eficiente y profesional, pero muchos cometen el error de abandonar el lado humano y espiritual al punto de caer en la monotonía con su trabajo y ver a cada nuevo cliente igual que el anterior. ¡Terrible error! Una de las cosas que más quiere tu cliente es saber cómo va todo, en qué has avanzado y que lo mantengas informado de tu gestión.

  • Hazle saber que aprenden juntos.

Cada cliente es una experiencia nueva, y la relación que creas y transformas con cada uno es tan única que no sabes qué resultará de ella. Podrías encontrar un nuevo amigo, un nuevo socio, un nuevo aliado e incluso un nuevo inversor… Por eso, con cada persona a la que ayudó a transformar su emprendimiento o marca, lo hago dando el 500% de mí, porque sé que le estoy brindando a esa persona una parte mí, parte de mi experiencia y el conocimiento que he ido sumando en todo mi camino.

  • Conecta con tu vocación de ayudar.

Debes saber lo importante que eres en este momento para tus clientes. Ahora mismo, los estás ayudando a ser mejores, a potenciar su calidad de vida, a ser un poco más felices… Todo ello gracias a ti, a lo que sabes, a lo que has aprendido. ¿Ahora entiendes cuán importante eres para cada cliente que hace contacto con tu negocio? Proyectas con cada uno la magia de la que estás hecho.

A medida que te adueñes de esa cualidad, el darle magia a tus clientes ocurrirá por sí solo. No es algo que fuerces, simplemente pasa. Comienzas a fluir con esa misma energía y nuevo espíritu. Si algo es seguro, es que lo sabrás en cuanto te pase. 

Con cariño, Jo!

Leave a Reply

Your email address will not be published.